¿Sabéis por qué Dante Alighieri inmortalizó en su «Divina Commedia» esta frase: “l’avara povertà di Catalogna”?

¿Sabéis por qué el papa Bonifacio VII dijo: “cathalanorum videlicet barbarorum”?

¿Y por qué en Albania hay un cuento llamado: “Qerosi dhe Katallani”?

¿No lo sabéis?

Pues por el mismo motivo, en toda la región de Grecia y Balcanes, hay multitud de dichos y refranes como:

· "Francos, varegos, «pechos» catalán, te lavas, te peinan y con mierda te rebozas"
· "El griego se lavaba y el catalán se enmerdaba"

O maldecir e insultar diciendo: “¡Qué la venganza de los catalanes caiga sobre ti!”, “Catalán” o “hijo de catalán”.

Pues sí, niños y niñas, vamos a hablar de uno de los mayores genocidios acontecido en aquellas tierras.

Vamos a hablar de «La Gran Compañía Catalana».

#Anarkohilos
#Historia

La Gran Compañía Catalana, fue una compañía formada por unos tíos muy chungos llamados «almogávares» y fue creada en 1303 por Rutger von Blum, conocido en Catalunya como Roger de Flor.

Los almogávares era una unidad de infantería ligera, de origen sarraceno (probablemente), que también se popularizó entre filas cristianas. En un tiempo donde to’ quis-qui llevaba cotas de malla, armadura, yelmos, … estos señores iban ahí, a pecho descubierto, cosa que les hacía muy rápidos.

Todos eran mercenarios y no tenían otro oficio que la guerra. Viajaban con sus familias a la guerra que hiciese falta así que, la prole, no aprendía otro oficio que la guerra.

Tenían tanto amor por la guerra que, muchas veces guerreaban sin salario. A cambio únicamente de su manutención y de repartirse el botín de guerra.

¡Exacto! Saqueaban to’ lo que podían y más.

Mostra el fil

Pues, después de la Guerra de Sicilia, Federico II se quedó con el marronazo de tener una hueste de casi 10.000 notas que no sirven para nada más que pa’ guerrear.

Y, como una de las condiciones de paz era que se deshiciera de los almogávares, pues que el amigo Rutger se sacara la compañía ésta de la manga, pos como que le vino de fábula.

El amigo Rogerio de Flor, o Rutger von Blum, o Roger de Flor, o como coño queráis llamarle, tenía algún que otro problemilla. Había sido templario y, como se quedó un tesorito que la Orden del Temple consideraba suyo. Total, que pesaba sobre él una orden busca y captura.

Así que, se tenía que buscar un sitio donde necesitaran a un almirante, con experiencia, y pocos escrúpulos. ¡Joder! Exactamente lo que necesitaba el Imperio Romano de Oriente. ¡Qué puta suerte!

Mostra el fil

Y… sí. El emperador bizantino Andrónico II Paleólogo, las estaba pasando canutas. Recién habían reconquistado su capital a los francos, que ya les estaban follando el culo en Anatolia los putos turcos… ¡JODER! Así no se podía gobernar tranquilamente un imperio decadente…

Pues con cierta desesperación, y aceptando un pago demasiado alto para la época, contrató los servicios de nuestro amigo Rutger. Algo que no gustó mucho a los genoveses, que les ayudaron antaño a recuperar la capital del imperio (así quitando influencia a sus rivales los venecianos). Y, claro, no habían hecho el esfuerzo de joder a los venecianos para que vengan ahora los catalanes, que ya controlaban el otro lado del Mediterráneo, y también controlen el lado oriental.

Y claro, nada más llegar a Constantinopla, pues los genoveses intentaron intimidar a los almogávares… jejeje

RESULTADO: 3.000 genoveses y su capitán (Russo de Finar) muertos.

Y no habían hecho nada más que desembarcar…

Mostra el fil

Pero bueno… habían sido contratados para acabar con los turcos y, lo único que habían hecho es derrotar a unos aliados… ¿Dónde están las gestas? ¿Dónde están las grandes batallas?

Pues agarraos fuerte que empieza el viaje por una de las mayores masacres acontecidas en la historia a principios del s. XIV

Mostra el fil

Después del episodio de Constantinopla, el emperador le dijo a Rutger: “Tira, tira pal frente que me tienes Anatolia hecha unos zorros” (más o menos)

Así que el amigo Rutger cruzó el Bósforo y en 2 años dejó a los turcos to’ groguis. Un campeón de cuidao.

En la batalla del río Cízico ser cargó a 13.000 turcos.

Ahí pararon por culpa del invierno pero… no iban a estar estos señores ahí, sin matar ni na’. Pos no, ya se encargaron de organizar pillajes, trifulcas, pelearse con otros mercenarios que estaban allí con ellos, los alanos. Pues se degollaron a unos cuantos (no está muy claro cuántos pero debió ser entre 500 y 1.000), entre ellos al hijo de su caudillo.

Cuando se volvió a la carga, en la batalla de Germes, durante la huida, se masacró a toda la hueste turca y, al llegar a Germes, el amigo Rutger, estuvo a punto de colgar al comandante de la guarnición bizantina por cobardía, ya que se rindió sin presentar batalla.

Y en la batalla de Aulax, ante un ejército de 12.000 hombre a pie y 8.000 a caballo, sólo escaparon con vida 500 de infantería y 1.000 caballeros.

Mostra el fil

- ¡Jo tío! ¿Cuánta gente formava la puta Compañía ésta?

- Pues, según las crónicas de Ramón Muntaner, aproximadamente unos 8.000 hombres, sumando los almogávares, unos 1.000 alanos y algo del regimiento bizantino.

- ¿Y con tan poca gente se cargaron a toda esta peña?

- Pozí, y la que queda aún por matar.

Hay que pensar que, los almogávares eran profesionales y con mucha experiencia en batalla. No tenían otro oficio. Sólo la guerra. Al vestir ligero, sus envestidas eran rápidas y efectivas. Y, aunque tenían poca caballería, ésta era efectiva en las retiradas. Tampoco tenían compasión. No hacían prisioneros de más de 10 años. Y las mujeres y niños que apresaban, los vendían como esclavos.

Unos angelitos…

Mostra el fil

Lo dicho, no se quedó ahí. Una vez se consolidó la plaza de Filadelfia, decidió ocupar la plaza de Magnesia del Sipilos, liberando por el camino la Fortaleza de Kula y Furnes (mandando ejecutar a sus gobernantes también por cobardía).

Después de eso, siguió sembrando el caos y la destrucción allá por dónde pasaba. Y, por si eran pocos, llegaron refuerzos capitaneados por un señor llamado Bernat de Rocafort (otro angelito).

Y, claro, los turcos se prepararon bien y de lo lindo. Juntaron un ejército de 10.000 caballeros y 20.000 infantes. Y esperaron a la compañía para hacerles una emboscada. Y, como ya habíamos dicho, nuestro compañero de aventuras, Rutger von Blum, curtido en mil batallas, no se fíaba de estos turcos (hacía bien) y mandó exploradores que le chivaron la que se le venía encima.

No por ello se amedrentó. Pues con poco más de 6.000 hombres se presentó a una de sus batallas más épicas, la batalla de Kibistra. Gracias a ésta, hay calles con su nombre en toda la geografía catalana. Al grito de: “Desperta Ferro! Desperta! Desperta Ferro! Desperta!” se tiraron a la carga. Estuvieron todo el día batallando, los turcos huyeron y la caballería catalana fue tras ellos. Y así hasta que se echó la noche encima.

Al día siguiente, recuento de bajas enemigas. 6.000 caballeros muertos y de infantería 12.000.

Mostra el fil

Ay, niños y niñas. No os penséis que todo eran gestas, honor, valentía y gallardía. Que los tiempos del Cantar del Mío Cid y de Tirant lo Blanc ya pasaron.

Esta gente era mala, pero mala de verdad. Los habitantes griegos de la zona los odiaban. A Rutger no lo podían ni ver. El tío actuaba como si fuera el señor feudal de toda Anatolia. Y los almogávares eran unos putos salvajes.

Mostra el fil

Aún así, el emperador Andrónico II los necesitaba. Por el norte, el zar búlgaro Todor Svetoslav I los estaba jodiendo pero bien. Así que llamó a Rutger y lo mandó p’allá echando mistos.

Esto no le moló nada al hijo de Andrónico II, el coemperador Miguel IX Paleólogo. E ideó un plan para deshacerse de nuestro amigo Rutger y, de pasó, a todos los catalanes. Así que lo invitó a un majestuoso convite y allí lo asesinaron a traición.

Juntó a un ejercito formado por genoveses, alanos, turcopolos y bizantinos y desembarcaron en Galípoli, donde estaba el grueso de la Compañía. Allí la diezmaron de tal manera que sólo quedaron poco más de 3.500 hombres.

Mostra el fil

@Anarkohilos
A ver, aquí te has comido tanta historia que no se entiende nada. Con permiso.

Después de la masacre a traición donde fueron asesinados Roger de Flor y la mayor parte de los almogávares por el hijo del emperador que los había contratado, los pocos que se encontraban en otros enclaves se reunieron y se embarcaron hacia Galípoli, un ciudad fortificada en un istmo, la tomaron y... no dejaron supervivientes. Y allí montaron su base.

@giorgiograppa
No ho trobo rellevant. La idea és fer un fil lleuger sobre una història. Si algú vol aprofundir, que investigui més.

@Anarkohilos
I com a fil lleuger l'he gaudit molt, eh? Només volia contribuir-hi una mica.

També hauria afegit alguna cosa sobre la defensa de Galípoli per part de Muntaner amb un exèrcit format gairebé exclusivament per dones, que té la seua gràcia; però m'he contingut a temps 😊 .

@giorgiograppa sí, això és la defensa contra el genovesos. Hi ha faig una petita referència quan van a massacrar als alans. La intenció és fer un fil curt. Evidentment he de deixar coses sense posar. La idea és que ho llegeixi algú hispano-parlant i conegui alguna cosa més que Blas de Lezo i el General Espartero...

Segueix

@Anarkohilos
Crec que has transmès molt bé la idea de lo bèsties que eren. La veritat és que, amb el currículum que tenien, la dificultat està en triar.

· · Web · 0 · 0 · 1
Inicia la sessió per participar a la conversa
mastodont.cat, xarxa social pels catalans d'arreu.

Servidor social en català per a la comunitat de llengua i cultura catalanes d'arreu d'internet.