Tut fixat
Tut fixat
Tut fixat
nan ha impulsat

Pos bona nit a totes i tots,demà més estampats i estils de vida,salut i república.

Tard O d'hora vindran temps d'anarquia .

nan ha impulsat

Passen els partits polítics però en el fons no hi canvia res.
Salut i pensament crític.

Algun catalanoparlant en la sala?, Que tenim algo nou?.

nan ha impulsat
nan ha impulsat

L’Espanyol, en futbol, és com C’s o el PSC en la política catalana. Una anomalia.

nan ha impulsat
nan ha impulsat
nan ha impulsat
nan ha impulsat

“No estamos juntos sino trabados, como maclas de piritas
(sistema irregular)
que sueñan con que vientres
y labios se acomoden,
hasta formar el más perfecto sitio
de una desesperada situación...”
Casa de piel. Alfonso Canales.

📷Christian Coigny

nan ha impulsat
nan ha impulsat

El espanyol a segona?,pot ser siga una senyal...

He sopat orxata en dos fartons i un trosset de meló d'alger.

nan ha impulsat

Alguna vez, de pronto, me despierto...

Alguna vez, de pronto, me despierto:
Un dolor me recorre tenazmente,
un dolor que está siempre, agazapado,
por saltar, desde adentro.
Entonces tengo miedo.
Entonces, me doy cuenta que estoy sola
frente a mí, frente a Dios, frente a un espejo
lleno de mis imágenes,
de rostros polvorientos.

Estoy sola, pero siempre estoy sola:
Es lo único cierto.
El amor era un huésped,
la soledad es siempre el compañero
que permanece al lado, inconmovible.
Lo único seguro, verdadero.
Oigo mi corazón, vieja campana
que dobla y que golpea,
que rebota en las sienes y en la nuca
y en la boca y los dedos.
Es cierto, tengo miedo.
Miedo de no poder gritar, de pronto,
de que ya sea demasiado tarde
para un ruego.
La costumbre ahoga las palabras
y alarga el desencuentro.
Ah, tantas cosas quedarán ocultas,
perdidas, sin recuerdo,
tantas palabras que no fueron dichas,
tantos gestos.

Unos dirán: Yo sé, la he conocido,
fue una ardiente rebelde,
se desolló las manos y la vida
por defender los que creyó más débiles.
Otros dirán: Yo sé, la he conocido,
era dura, malévola,
avara de ternura, con la boca
mostraba su desprecio.
Alguien dirá: Y cómo sonreía...
Qué importa
lo que vendrá después del gran silencio.
Claro que tengo miedo.
Así, en la madrugada
mientras algún dolor -un dolor, siempre-
va hincando sus agujas en mi cuerpo,
abro las manos en la sombra dulce
para atrapar mi soledad, de nuevo,
y me quedo a su lado, sin moverme,
con los ojos abiertos
la vida detenida.
Toda mi sangre es un temor inmenso.

Prilutzky, Julia.

Alexander Grinberg.

nan ha impulsat
nan ha impulsat
nan ha impulsat
Mostra'n més
mastodont.cat, xarxa social pels catalans d'arreu.

Servidor social en català per a la comunitat de llengua i cultura catalanes d'arreu d'internet.